Las tiendas de abarrotes surtidas (y reabastecidas) en medio de esta pandemia resaltan el tamaño y el alcance del negocio agrícola de los EE. UU. Una parte integral de esa industria es una fuerza laboral masiva, que incluye cientos de miles de hombres y mujeres que trabajan en los campos de los Estados Unidos con visas H-2A.

Un récord de 256,667 trabajadores y trabajadoras H-2A fueron contratados en 2019, el 90% de ellos de México. Un desequilibrio de poder permite a los empleadores eludir impunemente las leyes y reglamentos. El programa H-2A limita el poder de negociación ya que el programa vincula a las y los trabajadores a un solo empleador y muchos de ellos tienen que solicitar préstamos para asegurar su trabajo.

De septiembre a enero, llevamos a cabo entrevistas en profundidad con 100 trabajadores y trabajadoras H-2A para nuestro nuevo informe, Tiempo de Reforma: abuso de las y los trabajadores agrícolas en el programa de visa H-2A. Los hallazgos confirman que el programa está plagado de abusos. Las y los entrevistados denunciaron discriminación, acoso sexual, robo de salarios y violaciones de salud y seguridad por parte de sus empleadores, y una escalofriante falta de recurso. El informe también documenta cómo la pandemia de COVID-19 exacerba las inequidades sistémicas existentes en el programa, deja a las y los trabajadores en México y los pone en peligro en el trabajo.

Aquí hay algunos hallazgos sorprendentes de las y los trabajadores encuestados:

  • El 100% experimentó al menos una violación legal grave de sus derechos, y el 94% experimentó tres o más.
  • El 86% dijo que las mujeres no fueron contratadas o se les ofreció un salario menos favorable o trabajos menos deseables que los hombres
  • El 45% experimentó condiciones de hacinamiento y / o condiciones insalubres de vivienda.
  • El 35% no tenía el equipo de seguridad necesario para hacer el trabajo.
  • El 43% no recibió el salario prometido

El informe incluye 6 perfiles que destacan las historias personales de las y los trabajadores sobre cómo las oportunidades laborales aparentemente lucrativas pueden convertirse en pesadillas. También presenta secciones sobre los desafíos únicos que enfrentan las mujeres trabajadoras agrícolas, así como los trabajadores indígenas: dos poblaciones que son desproporcionadamente vulnerables al abuso y que en gran medida no se denuncian.Tiempo de Reforma abarca un enfoque completamente reimaginado del programa, con 15 acciones concretas que crearán un modelo de trabajador invitado que corrige los desequilibrios de poder y garantiza la dignidad, la seguridad y la justicia. Estos son valores que avanzamos a través de nuestra defensa, organización y trabajo de casos. El informe también incluye los pasos recomendados que los legisladores y las agencias federales pueden tomar para aumentar la seguridad de los trabajadores y expulsar a los malos actores en el programa H-2A.

Lea el resumen ejecutivo Tiempo de Reforma: abuso de las y los trabajadores agrícolas en el programa de visa H-2A